viernes, 6 de abril de 2018

Collar de identificación

Llevaba una hora buscando el collar rojo. Faltaba muy poco para salir al trabajo y sin la acreditación no le ingresarían los puntos a su cuenta virtual. Incluso podrían multarla y quitarle parte de los que ya había conseguido.

Porque en ese lugar nadie era nadie sin esos collares que, como a los perros, identificaban con un número a cada una de las chicas. Ella se llevó las manos a la cabeza y resopló. Igual se lo había olvidado fuera, pero era extraño que se lo hubiera quitado.

Intrigada conectó el dvd y empezó a rebobinar las imágenes hasta el día anterior. Sin embargo, un mensaje interrumpió la grabación: «El sistema no logra identificarla; póngase su collar».

Ella intentó seguir rebobinando, pero el mensaje no se quitaba. Al cabo de un rato, desistió y se acercó a la puerta. Entonces, se desmayó. 

   El señor Augier acudió raudo a su despacho; una de las alarmas había saltado. 

—¿Qué ha ocurrido?

—Nada importante, señor —dijo la secretaria—, una rebelde sin acreditación.

Él observó en el ordenador a la chica tirada en el suelo. Luego, ordenó que vaciaran el cubículo, donde estaba ella, y que metieran a otra.

—Ah, y haga el favor de mandarme, de una vez, a una joven, que llevo un rato esperando.

—Ahora mismo, señor.


5 comentarios:

  1. Me encantó!!!. Esto que relatos bien podría pasar... No muy tarde.....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por leerlo amiga!! Sí, da miedo pensarlo, verdad? Un abrazo y que tengas un gran día.

      Eliminar
  2. Excelente, promesa cumplida, Leandro Lojek de google+

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Leandro! Un abrazo, amigo, y feliz día.

      Eliminar
  3. Me gusto, lo bueno que es corto y directo a la vez, tienes cuentos interesantes, saludos y bendiciones.

    ResponderEliminar

Entrada Destacada

Dos buenos profesionales

   Asomado a la ventana se encendió un cigarro. El humo se escapaba hacia la noche. Le dio una larga calada y observó, pensativo, la calle ...